Te lo juro por Dior

Blair y Serena (‘Gossip Girl’)

A lo largo de la historia cinematográfica y televisiva se ha ido acuñando un cliché inconfundible en relación a la mujer: el de la pija.  Sin embargo, al observar diversos ejemplos del mismo es posible caer en la cuenta de que no todas las pijas mostradas por la pequeña y la gran pantalla son iguales. Si bien es cierto que comparten unos rasgos comunes, cada pija es un mundo completamente diferente. La pija rica, caprichosa y (o) mala es, sin duda, la crème de la crème, la élite, el caviar o la flor y nata de todas las pijas del mundo mundial. Basta con observar las actitudes y el vestuario de Blair Waldorf o Serena van der Woodsen de ‘Gossip Girl’ para corroborar esta afirmación.

Sin ir más lejos, comenzaremos con el análisis de Blair Waldorf (interpretada por Leighton Meester). Nacida en la clase alta, en el Upper East Side de Manhattan, es incluso Princesa consorte de Mónaco, con tan solo 21 años. Su armario ropero no tiene límites… al igual que el precio de las prendas que adquiere, desde Prada hasta Chanel. Inditex desde luego que no entra en su vocabulario. A pesar de ser una niña caprichosa y experta en maltratar y manipular a los demás, es muy refinada y sabe comportarse a la perfección en cualquier evento. Como se observa, este personaje representa el cliché de pija rica, caprichosa y mala.

Al igual que Blair, su mejor amiga y en ocasiones rival Serena van der Woodsen (Blake Lively) también padece la misma representación de pija rica, caprichosa y (o) mala. A pesar de que Serena no es maligna como tal, con sus 21 años es de lo más caprichosa y especialista en llamar la atención; por eso se siente como un paria cuando la Reina Cotilla la califica de socialmente “irrelevante”. Serena es modelo, actriz y también forma parte de la alta sociedad del Upper East Side.  Por último, su armario tampoco tiene límites.

Cabe destacar que este fenómeno, el de la representación conjunta de dos pijas ricas, caprichosas y malas es bastante frecuente. Otro ejemplo se da en ‘Privileged’ (‘Sobreviviendo a los ricos’ en español). Dos de sus protagonistas, Rose (Lucy Hale) y Sage (Ashley Newbrough),  son dos hermanas gemelas asquerosamente ricas, rebeldes, malas y caprichosas. Tras este pequeño análisis ¿no cabría preguntarse si este cliché es fiel a la realidad y es cierto que todas las niñas ricas pijas son malas y caprichosas?

 

LA PIJA PERIODISTA HECHA A SÍ MISMA

Parece ser que el sueño americano unido al periodismo también sirve para fabricar pijas. Suena duro y cruel, pero la ficción audiovisual ha presentado este cliché en numerosas ocasiones y formatos. Se trata de mujeres de clase baja o media que, con su esfuerzo y trabajo periodístico, acaban convirtiéndose en pijas de lo más glamurosas y reputadas.

Carrie Bradshaw ('Sexo en Nueva York')

Carrie Bradshaw (‘Sexo en Nueva York’)

Es el caso de Carrie Bradshaw, interpretada por Sarah Jessica Parker en ‘Sex and the City’ (‘Sexo en Nueva York’). La serie narra la vida de Carrie, una neoyorquina adulta de clase media muy ligada a sus amigas. En relación al sueño americano, es escritora y gracias a sus columnas sobre sexo y relaciones de pareja en el periódico The New York Star se ha ganado una posición social y la entrada al cielo… al menos al de los Manolo Blahnik, una firma de zapatos exorbitantemente cara. Es adicta a la moda y su vestidor contiene una incontable cantidad de prendas. Es interesante destacar que con esta historia y sus columnas (cuyo contenido se desvela en la serie a modo de voz en off) Carrie Bradshaw ha conseguido convertirse en el alter ego de casi todas las mujeres del planeta.

‘Confessions of a Shopaholic’ (‘Confesiones de una compradora compulsiva’) es un film que se estrenó en el pasado año 2009. Constituye un nuevo ejemplo de la pija periodista hecha a sí misma. La cinta narra la historia de Rebecca Bloom (Isla Fisher), una joven con mucho estilo y sin blanca que padece una enfermedad: es compradora compulsiva. A pesar de que su sueño es convertirse en una exitosa periodista especializada en moda, por caprichos del destino acaba trabajando como columnista en una conocida revista económica y sus artículos (escritos con pseudónimo) acaban siendo de lo más aclamados por los lectores.

Rebecca Bloom ('Confesiones de una compradora compulsiva`)

Rebecca Bloom (‘Confesiones de una compradora compulsiva`)

Andy Sachs (Anne Hathaway) en ‘The devil wears Prada’ (‘El diablo viste de Prada’), Betty Suárez (America Ferrera) en ‘Ugly Betty’ (‘Betty la fea’) o Beatriz Pérez Pinzón (Ruth Núñez) y Beatriz Berlanga (Patricia Montero) en ‘Yo soy Bea’, la versión española de ‘Ugly Betty’, son más ejemplos de la pija periodista hecha a sí misma.

Por otra parte, es necesario mencionar que la pija periodista hecha a sí misma suele estar especializadas en moda (en el ámbito profesional) y, en contraposición a la pija rica, caprichosa y (o) mala, suele ser generosa con los demás y buena persona.

LA PIJA ESPAÑOLA

El cine español no suele tener una reputación de lo más positiva. Suele tacharse de castaña pilonga… y parece ser que en cuestión de pijas ocurre algo similar, la pija española es un mundo aparte. Por lo general, no tiene nada que ver con el glamur y las buenas maneras: en este caso hablamos de una mujer joven, pija redomada, insoportable y chantajista (con un marido y cuatro hijos en algunos casos). El jersey atado sobre los hombros y el cocodrilo de Lacoste -o el caballo de Ralph Lauren en su defecto- también son rasgos característicos de la pija española. Como se observa, el logotipo de una marca sustituye al estilo y al glamur en este caso…

Es el caso de ‘La cuqui’ (Eva Isanta) en ‘La que se avecina’ y el de Sonsoles (Toni Acosta) en ‘Con el culo al aire’. Predeciblemente también lo será el de Claudia de los Arcos (Ana Polvorosa) y sus “te lo juro por Tommy Hilfiger”, “te lo juro por Dior” o “por la nieve de Baqueira” en la serie ‘Fenómenos’. Recalco el predeciblemente porque la serie aun no se ha estrenado y no quiero tachar a un personaje de lo que no es (sin conocimiento de causa).

Bárbara y Caye ('Yo soy Bea')

Bárbara y Caye (‘Yo soy Bea’)

Sin embargo, el refrán dice que no hay regla sin excepción. Lo cierto es que Lucía (María Adánez) en ‘Aquí no hay quién viva’ y Cayetana de la Vega (Mónica Estarreado) en ‘Yo soy Bea’ representan a las pijas españolas sin cumplir estas cualidades. Y hablando del rey de Roma… en la serie ‘Yo soy Bea’ también aparece un cliché del que no hemos hablado hasta el momento, el de la pija rubia tonta. Es el caso de Bárbara Ortiz, interpretada por Norma Ruíz.

Para concluir, cabria preguntarse  ¿representa bien la ficción audiovisual a las pijas del mundo? o, en su defecto, ¿es el cliché de pija tan solo eso, un tópico?

Anuncios

2 Respuestas a “Te lo juro por Dior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s