Tropes #1: El Principio de Pitufina

Uno de los principales objetivos de Género Neutro es dotar a sus lectores de una serie de pautas para el análisis feminista de la ficción audiovisual. Creemos no sólo en el análisis de series y películas, sino también en explicar una serie de contenidos didácticos para que nuestro público sea capaz de hacer su propio juicio de aquello que ve.

Es debido a esto que ponemos en marcha una serie de artículos llamados Tropes, los cuales buscan explicar ciertos estereotipos y convenciones que se han creado en el mundo audiovisual y que, en nuestro caso, enfocamos al papel de la mujer.

Un trope es recurso narrativo que podemos encontrar en cualquier manifestación creativa y que forman parte de la cultura audiovisual del espectador, según argumenta TV Tropes. Podríamos denominarlo una convención. Muchas personas suelen utilizar el término “cliché” para referirse a los tropes, pero debemos dejar claro que no es lo mismo ya que un cliché trae aparejado una connotación negativa de “manido” o “aburrimiento.”

Los tropes que hemos elegido tratar en esta serie de artículos son seis, todos ellos referidos al papel femenino en la ficción audiovisual.

El Principio de Pitufina

Caricatura de Pitufina

El 7 de abril de 1991, la poeta y ensayista Katha Pollitt publicó en el periódico estadounidense The New York Times un artículo en el que hablaba de un tema preocupante: la falta de series infantiles con protagonistas femeninas. Pollitt llegó a la conclusión de que la mayoría de los dibujos animados tienen un héroe masculino y que las chicas están poco representadas. Pollitt acuñó en este artículo el concepto de “Principio de Pitufina”.

El trope del Principio de Pitufina (o Smurfette Principle, en inglés) es aquella convención por la cual en una serie, película o cualquier otro producto cultural nos encontramos una sola mujer entre un elenco de hombres. El ejemplo que daba Pollitt era el de Los Pitufos, una serie animada emitida entre 1981 y 1990 por Hanna-Barbera y adaptada del cómic belga Les Schtroumpfs (1958-1988) del caricaturista Peyo.

En Los Pitufos nos encontramos con una comunidad secreta de pequeños seres azules cuyo mayor enemigos es el mago Gargamel y su gato Azrael. Esta comunidad se caracteriza por ser masculina en su mayoría, destacando un único personaje femenino: Pitufina. En Feminist Frequency, Anita Sarkeesian explica de forma más extensa el verdadero origen del personaje de Pitufina, el cual puede entenderse como sutilmente misógino.

Las características de La Chica.

 Dejando la historia de Los Pitufos a un lado, este trope supone una carencia preocupante de representación femenina, yendo incluso contra la propia existencia del anteriormente explicado Test de Bechdel. En un mundo en el que la mitad de la población está compuesta por mujeres, el que sólo hallemos un personaje femenino entre un grupo masculino da a entender que el género prominente y por excelencia es el del hombre. El sexo femenino queda reducido a un complemento y a una excepción.

Ellen Page como Ariadne en Origen.

Asimismo, el personaje femenino que responde al Principio de Pitufina tiene unas características muy concretas: el de La Chica o La Tía (The Chick, en inglés). Se trata no sólo de la única mujer del grupo (la cual siempre es altamente susceptible de ser utilizada para narrar argumentos románticos), sino que es el “espíritu de equipo”, la “moralidad”, el “corazón del grupo”. La Chica es el apoyo moral y social, proyectando cualidades maternas para con el resto. Rara vez se trata de la heroína de la historia.

Existen innumerables ejemplos del Principio de Pitufina. Desde la Princesa Leia (Carrie Fisher) en la saga de Star Wars (George Lucas, 1977) hasta Ariadne (Ellen Page) en Origen (Christopher Nolan, 2010), pasando por numerosas series televisivas infantiles como Los Looney Tunes, Las Tortugas Ninja o Los Teleñecos (The Muppets).

Este trope se ha ido suavizando con el paso del tiempo y con la lucha por la Igualdad de Género. Es más, algunos guionistas que se ven en la necesidad de adaptar argumentos escritos en décadas anteriores a esta búsqueda de la igualdad, intentan conseguir al menos un personaje femenino activo en la acción principal.

Sin embargo, todavía queda mucho camino por recorrer para que la representación femenina deje de tan ser marginal y se convierta en un verdadero reflejo de la población y situación social femeninas de nuestros días.

Los Teleñecos (The Muppets)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s