Bella Swan y el machismo vampírico

Vampiros que brillan con la luz del Sol en vez de quemarse, esperar al matrimonio para mantener relaciones sexuales, bondad infinita y paz entre garras y colmillos y mucho más en la saga cinematográfica “Crepúsculo ”.

Entre todas esas mamarrachadas vampíricas para adolescentes hormonadas, encontramos a una humana que no por estar desposeída de colmillos es menos mamarracha, Bella Swan, interpretada por Kristen Stewart.

La cándida adolescente cayó  rendida a los pies del reluciente vampiro Edward Cullen en la primera película,  “Crepúsculo ”. Este ser de colmillos afilados, como buen hombre/vampiro nacido en 1901, es educado, todo un galán, amable y tremendamente protector con las mujeres.

Un hombre así no puede codearse con alguien que no lo merezca, por lo que encontró en Bella a esa mujer de caída fácil que pide a gritos ser protegida, mimada hasta su extremo más ñoño y vomitivo, ya sea por un vampiro o por un hombre lobo cachitas como Jacob Black.

Conociendo por encima este percal, el machismo no desentona entre tanto desvarío vampírico. Bella es una jovencita inofensiva a la que su amantísimo novio Edward Cullen debe proteger, sujeta para que no se caiga y, por qué no, rechazar el sexo con ella, quizás por no oler su sangre y enloquecer, quizás por ese tinte machismo que impregna las películas.

Desde el primero de los largometrajes, “Crepúsculo ”, hasta el último, ”Amanecer: Parte 2”, Edward se cuela por la ventana de la casa de Bella, no porque quiera verla dormir, al menos no solo por eso, sino para protegerla. ¿Acaso la chica no ha sobrevivido 18 años  sin la protección nocturna de un vampiro mirón?

Lo peor de todo es que el machismo no queda ahi, sino que, cuando Edward tiene que marcharse de viaje y no puede vigilar y cuidar de la pobre y desvalida Bella, deja al lobito tierno, Jacob, al mando.

La última parte de la saga continúa con ese machismo impertérrito y Bella se convierte en vampiro porque su queridísimo Edward lo sea y no se ve capaz de formar parte de una familia que la acepta como humana sin ser otra chupasangre.

Para mi sorpresa, Bella Swan es un ídolo para adolescentes de medio mundo- el otro medio todavía se mantiene al margen de esta aberración para todo amantes de los vampiros de verdad- y Edward Cullen es considerado como todo un donjuán, el novio que toda jovencita hormonada querría a su lado . Este machismo tiene seguidoras muy fieles, y esto puede llegar a resultar peligroso para una generación que se ha nutrido de las delirantes historias de la escritora Stephanie Meyer.

Anuncios

6 Respuestas a “Bella Swan y el machismo vampírico

  1. Pingback: Las mujeres en el cine fantástico juvenil: Crepúsculo, Harry Potter y Los Juegos del Hambre | Género Neutro·

  2. Pingback: Ahogadas en el amor | Género Neutro·

  3. Oye, pero según la saga Edward la secuestra, con secuestrar me refiero a que hace que una de sus hermanas le hagan una piyamada para tenerla bajo control. osea WTF?!

  4. Quisiera que dejaran de comparar a la esúpida y mamarracha de Bella Swan con Katniss, Katniss es fuerte y protectora con su familia y a Bella lo único que le interesa es Edward hasta el punto de caer en la obsesion.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s