Albert Nobbs o el travestismo por necesidad

U106355El travestismo en el siglo XXI es  una elección de vida, es sentirse mujer en el cuerpo de un hombre y operarse para adecuar el cuerpo a la mente, pero hace doscientos años quien cambiaba de sexo lo hacía obligado por las circunstancias de un mundo patriarcal y tremendamente machista.

El director colombiano Rodrigo García retrata a la perfección la Irlanda del siglo XIX, una sociedad en la que la mujer queda relegada a un segundo plano. Esta situación es una constante en la película y se refleja,entre otras cosas, a través de la amistad entre el mayordomo Albert Nobbs (Glenn Close) y el fontanero Hubert Page (Janet McTee), dos personajes con un secreto muy importante que tratarán de sobrellevar juntos los problemas del día a día.

Albert es en realidad una huérfana que, harta de que una mujer solo pueda trabajar como doncella, decide cambiar de sexo, vestir como un hombre y entrar como mayordomo en uno de los hoteles más lujosos y prestigiosos de Dublín. Su vida de cara al exterior es perfecta, consigue ser uno de los mayordomos mejor valorados por la sociedad y muy apreciada en su lugar de trabajo. Sin embargo, con el paso del tiempo el tener que ocultar su identidad sexual comienza a amargarla hasta no verse capaz de soportarlo por mucho tiempo y tendrá que tomar una decisión sobre su vida.

La pareja sentimental formada por Helen (Mia Wasikowska) y Joe Mackins(Aaron Johnson) es otro claro ejemplo del machismo reinante en esta época. Helen es doncella en el hotel Morrison y Joe llega allí como reparador de calderas. En ese momento, el amor llega a sus vidas, pero poco a poco vamos observando que lo único que Mackins pretende es conseguir el dinero  que Helen gana con y huir a Nueva York prescindiendo de la joven doncella.

Las doncellas son parte fundamental de la película y reflejan esa situación en la que la mujer está en un último plano, siendo estas un pilar que sostiene el hotel y menospreciadas por sus jefes. Una frase que resume el espíritu de la película sale de los labios de una de ellas: “Eso es, rebájate. Esos hombres se aprovechan de las mujeres y luego las dejan tiradas”. Así era la Irlanda del siglo XIX y, aunque en menor medida, en la actualidad  no siempre la mujer está valorada como se merece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s