Miles de Estrellas. El deporte femenino en el cine

Fotograma de Quiero ser como Beckham (Chadha, 2002)

En el blog Recovecos Deportivos, Eleazar Salas publicó un artículo titulado “Miles de Estrellas. La mujer en el universo deportivo” en el que hacía un repaso de los grandes logros de la mujer en el deporte y que detallaba el gran paso que esto supuso para la igualdad de género.

Para continuar con esta idea, desde Género Neutro publicamos este segundo artículo cuyo objetivo es ejemplificar, desde el punto de vista del cine, esta lucha de la mujer por ser considerada tan capaz como el hombre en un área que ha sido durante mucho tiempo predominantemente masculina.

Las películas deportivas y la mujer

Existen innumerables ejemplos cinematográficos donde se nos narra la historia de un deportista o un equipo de jugadores que deben hacer frente a un desafío. Son películas que nos encantan. Pero, ¿por qué? ¿Qué nos lleva a disfrutar de filmes que tratan de deportes que no conocemos o que nos resultan lejanos?

Es verdad que, como en toda película, vivimos vicariamente a través de los personajes. Una película deportiva bien narrada nos hace sentir los nervios y la adrenalina de los propios jugadores que vemos en la pantalla. Sin embargo, eso no es todo.

Hilary Swank en Million Dollar Baby (Eastwood, 2004)

Nos gustan los valores del deporte. Nos gusta el jugar en equipo, nos gusta la amistad, la competición. Somos amantes de aquellos personajes que tienen el talento, pero que necesitan recorrer un camino hasta llegar a la victoria. Empatizamos con ellos porque no son sólo deportistas, sino personas normales, como cualquiera de los espectadores. Y si hay algo que adoramos, es el saber que aquel milagro que vemos en la pantalla es posible.

Las películas que tratan el deporte femenino no son diferentes. Million Dollar Baby (Clint Eastwood, 2004) no es únicamente una historia de boxeo. Ellas dan el golpe (A League of their Own, Penny Marshall, 1992) no es sólo una película de béisbol. Tienen todos los componentes de los filmes deportivos: la adrenalina, la competición, las ansias de victoria.

No obstante, si hay algo que caracteriza a las películas de deporte femenino es el claro mensaje de que las mujeres son tan capaces como los hombres. Como decía Eleazar Salas en su artículo, parte de la relevancia pública que consiguieron las mujeres fue su participación en el mundo deportivo.

Recordamos historias como Invictus (Clint Eastwood, 2009) o Titanes. Hicieron historia (Boaz Yakin, 2000) por narrar cómo el deporte dio un paso en favor a la igualdad de derechos civiles entre blancos y negros. De la misma forma, el deporte es un elemento en la lucha feminista por conseguir el reconocimiento de igualdad, de autonomía e independencia.

Geena Davis y Tom Hanks en Ellas dan el golpe (Marshall, 1992)

Las películas de este género nos llaman porque crean carácter, porque movilizan a la sociedad y fomentan la camaradería. Las películas que incluyen deportistas femeninas forman parte de este mensaje, a la vez que dan visibilidad a las mujeres en deportes considerados tradicionalmente masculinos. Si bien estamos acostumbrados a ver mujeres competir en ciertos deportes como la gimnasia, el atletismo, el balonmano o el baloncesto, películas como las mencionadas anteriormente muestran a la mujer en el ámbito del boxeo, o el béisbol. En Quarterback Princess (Noel Black, 1983) o en Soul Surfer (Sean McNamara, 2011) vemos a protagonistas femeninas que compiten en deportes como el fútbol americano o el surf.

Fortaleza física y fortaleza mental

La anticuada creencia de que las mujeres no pueden competir en ciertos deportes por su “inferioridad biológica” no puede seguir aplicándose. Las películas mencionadas anteriormente son ejemplo de ello, al estar basadas en hechos reales —como Soul Surfer o Believe in Me (Robert Collector, 2006)— o bien al hacer visible una situación deportiva real en nuestra sociedad —por citar un ejemplo, Quiero ser como Beckham (Gurinder Chadha, 2002), que muestra el interés y la excelente habilidad femenina para jugar al fútbol.

Juliette Lewis y Ellen Page en Whip It (Barrymore, 2009)

Sin embargo, no sólo se busca dar a conocer la fuerza física de la que son capaces las protagonistas, sino también el desarrollo interior que poseen como deportistas y la fuerza mental que poseen como mujeres. Una película que ejemplifica esto es quizá menos conocida por el público. Whip It (Drew Barrymore, 2009) nos narra la historia de Bliss Cavendar (Ellen Page), una joven que descubre el deporte del Roller Derby, caracterizado por el uso de patines y por el contacto físico. El elenco es mayoritariamente femenino, mostrándonos un equipo de mujeres fuertes, que compiten por el placer de hacerlo y para olvidar sus preocupaciones diarias. Por esto mismo, el espectador empatiza con las protagonistas y, a la vez, recibe un buen ejemplo de fortaleza física e interior.

Clint Eastwood en Million Dollar Baby (Eastwood, 2004)

Por hacer un apunte en cuanto a los personajes masculinos en este tipo de película, nos encontramos con aquellos fervientes opositores o escépticos del triunfo de la mujer en el deporte, algo que aún nos encontramos en nuestra sociedad, si bien mucho más sutil. No obstante, es necesario destacar la figura del entrenador. Éste es un hombre con fuertes ideales que cree en las deportistas a las que entrena. Su condición masculina no es de extrañar, ya que estamos hablando de deportes tradicionalmente concebidos para los hombres. Tenemos como ejemplo a los personajes de Tom Hanks en Ellas dan el golpe, a Clint Eastwood en Million Dollar Baby, o a Dennis Quaid en Soul Surfer. Poco a poco, quizá, el mundo del cine abogará por representar la situación inversa: mujeres entrenando hombres, como fue el ejemplo de Coach (Bud, Townsend, 1978) o el de Eddie (Steve Rash, 1996).

Las películas de deportes son comunes en nuestra sociedad por los valores que brindan. Las que incluyen protagonistas femeninas suponen un paso más a la hora de educar a la sociedad en cuanto a la lucha por la igualdad. Son filmes que presentan las mismas características que las películas deportivas tradicionales, pero que incluyen un toque feminista y que retratan una realidad social. Parafraseando al personaje de Samantha Mathis en Believe in Me, “enséñale a las chicas las mismas reglas que a los chicos y déjalas ser ellas mismas.

Fotograma de Believe in Me (Collector, 2006)

Anuncios

2 Respuestas a “Miles de Estrellas. El deporte femenino en el cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s