Downton Abbey y las mujeres

1. Cabecera

Por Daniel Merino Coll

Con un estilo que nos recuerda a Arriba y abajo (Jean Marsh, Eileen Atkins, 1971-1975), Downton Abbey (Julian Fellowes, 2010-Actualidad) nos sumerge en la vida de un grupo de aristócratas y sus sirvientes en la campiña inglesa de principios del siglo XX. Con un buen planteamiento, una cuidada elaboración y unas grandes interpretaciones, la serie se ha convertido en uno de los éxitos de estos últimos años, así como en un claro ejemplo del papel de las mujeres en la época que la serie refleja.

Bienvenidos a Downton

La serie se desarrolla en el imaginario condado de Downton, donde el conde de Grantham, Robert Crawley (Hugh Bonneville), vive una apacible y tranquila vida propia de los aristócratas junto a su familia. En el mismo lugar podemos ver a otro estrato de la sociedad bien distinto, el de los sirvientes y sirvientas que trabajan para la familia Crawley. Este es, pues, uno de los principales planteamientos de la serie, la diferencia de clases y los intentos por parte de miembros de una y otra de romper con las barreras que los separan.

Amor y tragedia a partes iguales

La serie comienza en 1912, cuando la familia Crawley recibe la terrible noticia de que el heredero de Downton y de la fortuna familiar ha fallecido en el hundimiento del Titanic. Desolados, los Crawley se embarcan en la búsqueda de un nuevo heredero, el cual resulta ser Matthew Crawley (Dan Stevens), un prestigioso abogado que traerá nuevos aires de modernidad a Downton.

El amor y la tragedia se mezclan de igual manera en toda la serie, las parejas se hacen y se deshacen cuando menos lo esperamos así como las desgracias vienen y van, tanto para los nobles aristócratas como para la humilde servidumbre. Nadie se salva.

3. Amor y tragedia a partes iguales

Esto es auténtico producto inglés

Y es que nos llevan años de ventaja. Mientras que aquí en España aún lidiamos con series y películas donde es casi obligado ver desnudos integrales, las series inglesas, las cuales destacan por su gran calidad, no se dejan llevar por esos recursos, sino por cuidadas tramas y argumentos capaces de mantenernos en vilo y pegados a la pantalla, y por supuesto nada indiferentes, queriendo, al final de cada capítulo, que pidamos más y más.

El papel de las mujeres

Y aunque este es un mundo de hombres, las mujeres durante toda la serie luchan por hacerse un hueco y por hacer realidad sus reivindicaciones. Los ejemplos más claros podemos verlos en Edith Crawley (Laura Carmichael), que se adentra en el mundo del periodismo, algo casi impensable en esa época, y Sybill Crawley (Jessica Brown-Findlay), que lucha porque las mujeres puedan optar al voto femenino así como irá en contra de los ideales de la familia con tal de ser enfermera y ayudar a los más desfavorecidos.

Así pues, todas las mujeres en Downton Abbey tienen un papel destacado en la serie, ya sea para bien o para mal, pero todas aportan algo a sus respectivos mundos y algunas tratan de acortar las distancias entre ambos. Comenzando por la aristocracia, tenemos a las hermanas Crawley. Mary, Edith y Sybill (Michelle Dockery, Laura Carmichael y Jessica Brown-Findlay). Las tres, a pesar de ser hermanas, son bien distintas. Mary es la heredera de Downton, pero sólo optará a la fortuna familiar de llegar a casarse, y la única persona que parece indicada es el propio Matthew. Mary, sin embargo, es una mujer luchadora que no entiende los dictámenes de la aristocracia inglesa pero que se ve obligada a cumplirlos. Edith se nos presenta como la eterna desdichada, en continua enemistad con su hermana Mary y condenada a estar soltera. Y por último Sybill, la más rebelde de las tres hermanas, que desafiará a todos fugándose y casándose con el chófer de la familia.

4. Las hermanas Crawley

Tras ellas, otras tres son las mujeres que forman parte de este mundo: Cora Crawley, condesa de Grantham (Elizabeth McGovern). La mujer del conde Robert se nos presenta como una dama apegada a las tradiciones. Sin embargo, su origen americano dará de qué hablar y no dudará en apoyar a sus hijas siempre que se presente la ocasión, aún cuando ese apoyo vaya en contra del patriarca.

Violet Crawley, condesa viuda de Grantham. Intepretada magistralmente por Maggie Smith, Violet Crawley es la encarnación de los valores y tradiciones que imperan en Downton, unos valores y tradiciones que no está dispuesta a perder y que defenderá a capa y espada.

Isobel Crawley (Penelope Wilton), la madre de Matthew que, al igual que su hijo, intentará hacer cambios en Downton y, ante todo, hacer ver que las cosas están cambiando y que la aristocracia apegada a las tradiciones ya no tiene cabida en el mundo actual.

En cuanto a la servidumbre, podemos encontrar más mujeres que en el primer grupo, empezando por Elsie Hughes (Phyllis Logan), el ama de llaves, servicial y fiel a la familia. De aspecto serio, la señora Hughes es al servicio lo que Violet Crawley a la aristocracia, una mujer apegada a tradiciones y que no tolera ningún desfalco. Sin embargo, a lo largo de la serie, podemos ver como este personaje aboga por el progreso y se muestra condescendiente con sus empleados, especialmente con las mujeres.

4. El papel de las mujeres

Tras la señora Hughes, tenemos a la señora Patmore (Lesley Nicol), la cocinera. Al igual que la señora Hughes, la señora Patmore es demasiado tradicional, un pensamiento propio de las mujeres de más edad en Downton. Vive con la misión de cocinar para los Crawley y, también, para lidiar con Daisy, la ayudante de cocina.

Anna Smith y Sarah O’brien forman parte del servicio de doncellas. Anna Smith (Joanne Froggatt), la primera doncella. Uno de los personajes propios de la idea de renovación y modernidad que, no obstante hallará el amor en la figura de John Bates (Brendan Coyle), hasta el punto de luchar por él.

Sarah O’Brien (Siobhan Finneran), doncella personal de Lady Grantham. Naturalmente, no todas las mujeres son buenas personas en esta serie. Sarah O’Brien se nos presenta como una fría y calculadora mujer que trata, ante todo, de salir beneficiada de cualquier situación y a la que no le importan los medios para conseguirlo.

Daisy (Sophie McShera), la ayudante de cocina, una jovencita que vive casi esclavizada por la señora Patmore y que, al igual que muchas otras, cree que es momento de renovarse o morir, aunque esto le dé bastante miedo.

Por último, Ethel Parks (Amy Nuttall), doncella que, por un desliz, se queda embarazada de un militar inglés que muere en la Primera Guerra Mundial. Despedida y sin recomendaciones, Ethel se verá obligada a ejercer la prostitución mientras lucha con los padres del difunto hombre que la dejó embarazada por ver quién se queda con el niño.

Así pues, estos son los planteamientos y principales personajes femeninos de esta, en mi opinión, magnífica y muy recomendable serie, cuidada hasta el más mínimo detalle y fiel a los eventos históricos que refleja, sin perder el toque entre épico y trágico que le caracteriza.

Anuncios

Una respuesta a “Downton Abbey y las mujeres

  1. Yo sigo la serie y debo decir que se ven bien claros los diferentes personajes según la época que les ha tocado vivir. La abuela es un personaje brutal que pese a ser la mayor y tradicional sabe que los tiempos cambian, en cambio es la nieta joven a quien le cuesta ver el cambio de época que están viviendo. Me gusta mucho el papel de Edith ahora, en los últimos capítulos, cuando se dacuenta que hay más vida tras el matrimonio y me gustaba Sybil pero pobre…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s