Sobreviviendo… a los clichés (y a los ricos)

La la la la la la la…. Y no, no es un ‘la la la’ cualquiera. Tampoco me he vuelto loca al empezar una entrada de este modo tan particular. Me refiero a la canción tan pegadiza que resuena en nuestras cabezas cada vez que comienza la serie ‘Sobreviviendo a los ricos’ (‘Privileged’). Y recalco el resuena en nuestras cabezas, porque, desde hace un par de semanas como mucho, la serie desapareció de la parrilla de Clan TV. Ahora ‘Smallville’ ocupa su lugar y la cancioncilla solo podrá resonar en nuestras cabezas y no en el televisor.

Esta desaparición tan repentina es lo que me ha hecho ponerme a escribir -y a investigar-  sobre esta serie que, desde que vio la luz por primera vez en 2008 en la cadena estadounidense CW,  ha sido emitida intermitentemente a lo largo del tiempo en diversos canales, como Cosmopolitan o Clan TV, como señalaba anteriormente. Sinceramente, desconozco si Clan TV la eliminó de su parrilla a mitad de la primera (y única) temporada o si llegó a emitirla hasta el final.

Creo que antes de comenzar con el análisis del rol de la mujer en la serie, es preciso explicar su argumento. Narra la vida de Megan Smith (Joanna García), una periodista licenciada en Yale que quiere comerse el mundo. Sin embargo, a causa de diversas  circunstancias y el devenir de la imprevisible vida, acaba en Palm Beach ejerciendo como tutora de dos hermanas adolescentes ricas y muy consentidas; Rose (Lucy Hale) y Sage (Ashley Newbrough). Las niñas son nietas de Laurel Limoges (Anne Archer), dueña de una importante empresa de cosméticos. La vida de esta última servirá de inspiración a Megan para dar rienda suelta a su vocación y escribir una biografía.

Rose en 'Sobreviviendo a los ricos'

Rose en ‘Sobreviviendo a los ricos’

En la serie, Marco (Allan Louis) también juega un papel muy importante. Es el chef de la mansión de Laurel y se convertirá en el principal confidente de Megan. Sin embargo, Marco no es su única persona de confianza, pues Charlie (Michael Cassidy) es su mejor amigo, o al menos eso cree Megan, pues desconoce que este está enamorado de ella desde hace años.

Y sin más dilación, el análisis que nos ocupa. Personalmente la serie me recuerda a una mezcla de ‘Sexo en Nueva York’ (‘Sex & The City) con ‘Gossip Girl’. En cuanto a la primera, la serie está centrada en la vida de una mujer que bien podríamos denominar “soltera y fabulosa”, al igual que la mítica Carrie. Nos cuenta sus andanzas en el amor y en el mundo periodístico. Sin embargo, el hecho de que su vida comparta protagonismo con la de las niñas, Rose y Sage, inevitablemente me recuerda a ‘Gossip Girl’, una serie que, como el lector conocerá, narra la vida de adolescentes asquerosamente ricos. Con todas su excentricidades. Y lo mismo ocurre en ‘Sobreviviendo a los ricos’: la superficialidad de la riqueza y la moda se unifican con la búsqueda del yo, en este caso los yos de las niñas y su tutora, que destinan todas sus fuerzas a averiguar el rumbo de sus vidas. Tanto en el terreno amoroso como en el profesional.

Quizá se podría tachar a la serie de utilizar los clichés de siempre, como  el de la mujer soltera y fabulosa que busca el amor y el éxito en el mundo del periodismo, el de las adolescentes ricas descarriadas, el del amigo y confidente homosexual (el caso de Marco), o el del amigo enamorado de su mejor amiga (el caso de Charlie). Sin embargo, en mi humilde opinión, ‘Sobreviviendo a los ricos’ unifica muy bien estos clásicos, dejando la moda y las excentricidades en segundo plano.

Megan con Rose, Sage y Laurel de fondo

Megan con Rose, Sage y Laurel de fondo

Por el contrario, la serie otorga el protagonismo a la vida de cuatro mujeres, algo que no se suele ver en los productos audiovisuales de hoy. Tanto Megan, como las hermanas y su abuela son protagonistas. Y los hombres no son la principal causa de sus vidas, sino el éxito profesional. Sage lo busca en el famoseo, Rose en su carrera académica (por eso hace esfuerzos impensables por aprobar para entrar en la universidad a pesar de sus malas notas), Megan en su carrera literaria y Laurel en sacar a flote su imperio cosmético. Sobra decir que la serie pasaría con nota el test de Bechdel: más de dos personajes femeninos (hay cuatro, reitero) que conversan sobre sus realidades que no tienen que ver con el universo femenino (notas, trabajo, futuro, moda…).

Por último, en cuanto al universo masculino… en mi opinión, por regla general, los hombres son una realidad muy importante en nuestras vidas. Siempre hay excepciones, pero no podemos expulsarlos de nuestra realidad sin más. Y la serie los incluye, como no podía ser de otro modo. Sin embargo, es admirable (en comparación con otros productos televisivos) que la serie prescinde de las jerarquías y posiciona a ambos sexos en igualdad de condiciones. Y lo hace en diversos estratos, desde la capacidad monetaria (hay ricos y pobres de ambos sexos), a la formación profesional (Megan es periodista y su novio, Will, interpretado por Brian Hallisay, es fotoperiodista). A la autoridad: Laurel es mujer y la máxima autoridad de su mansión, empresa y del mundillo que le rodea. Lo mismo ocurre con el padre de Will, un importante hombre de negocios.

Para concluir, es una pena que la serie fuera tan efímera y quedara reducida a una sola temporada. Por todos los argumentos anteriores y por una razón mucho más sencilla: engancha.

Fotograma que muestra a Rose y Sage

Fotograma que muestra a Rose y Sage

Anuncios

6 Respuestas a “Sobreviviendo… a los clichés (y a los ricos)

  1. No sé yo si pasaría el test con tan buenas notas, puesto que más del 80% de los temas que se sacan es sobre amor. El resto sí, claro. Sin embargo, y dado que me gusta, creo que la serie ha sido cancelada porque a medida que avanza la trama, se pierde el sentido original de Megan, y todo se convierte en una vorágine de líos secundarios.

    • ¡Hola! Muchos de los temas son amorosos, eso es cierto, pero el amor también es una parte importante de la vida, y no son solo ellas las que están pendientes de ellos, sino ellos de ellas también, la principal inquietud de Charlie es Megan, por ejemplo 🙂

      Sin embargo, a lo mejor tienes razón y estoy equivocada con lo del test. En cuanto a la cancelación de la serie… sea como sea, me da mucha penita, lo reconozco, soy muy fan de la serie.

      ¡Muchas gracias por pasarte por Género Neutro Tom! Y por supuesto, por leer mi entrada también ^^

    • Es muy cortita, pero muy entretenida. No obstante, aclaro, este tipo de series no suele coincidir con los gustos televisivos del resto de la redacción del blog, por si luego haces caso de mi recomendación… ¡y resulta que te parece de lo más aburrida!

      ¡Muchas gracias por pasarte y comentar! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s